Decálogo para los papás

papaSé que a veces te sientes abrumada por la maternidad, sola,  que no puedes con todo, que lo estás haciendo fatal. Sé que hay días que extrañas tu vida antes de tener uno, dos, tres hijos y te sientes un poquito culpable por pensarlo. Extrañas los días cuando podías simplemente no hacer nada, trabajar sin parar, ir de fiesta, despreocuparte, ser dueña de tu propio tiempo. Sé que quieres profundamente a tus hijos y estás feliz de ser mamá, pero a veces se vale gritarle a los cuatro vientos que estás harta,  cansada y solo quieres aventarte en un sillón, tomarte una copa de vino (o tres) y comer chocolate sin que un adorable y diminuto ser requiera tu atención.

Sé que sientes nostalgia por lo que eras antes, por lo que tú y tu pareja solían hacer. Tienes miedo de verte ojerosa, gorda, desarreglada y de estar demasiado tiempo cansada, estresada o de mal humor. Quieres que él no se olvide de lo divertida que eras. No sabes cómo hacerle entender que debajo de todo este caos, aún estás tú; aquella mujer fabulosa de la que se enamoró.

No es fácil cargar con todo esto, pero no te impongas una triple responsabilidad. Primero tienes que ver por ti y luego por todos los demás, porque entre más feliz seas tú, más felices serán las personas que te rodean.

Confía también en él. La persona que se metió contigo en esta locura de ser padres, quiere ayudarte. Solamente que para ellos es más complicado entender algunas cosas. Tal vez tienes a tu lado al papá que conecta inmediatamente con los críos y con la situación, pero la mayoría de las veces, a ellos les cuesta más trabajo.

Yo por supuesto que quiero una crianza compartida, pero me tomó mucho tiempo entender que ellos no viven el proceso de la misma manera. Yo creo que sí tiene que ver con que no lo llevan dentro de su cuerpo 9 meses y no lo amamantan o más bien con la sociedad machista en la que todavía vivimos; pero pues no soy experta en el tema y solo hablo desde la  (poca) experiencia que tengo.

Claro que hay mil maneras de fomentar el apego con los padres, pero es importante entender que su perspectiva es diferente y tampoco podemos exigir que lo vivan de la misma manera que nosotras. Tenemos que respetar su proceso,  ser empáticas y apoyarlos. Ser papá también debe conllevar una revolución en su interior, dudas, miedos y estrés. Créanme, tampoco es tarea fácil.

Lo que sí podemos hacer es darles una ayudadita. Decirles claramente lo que queremos y cuál es la mejor manera de apoyarnos. Así que escribí este decálogo para los papás. Son las cosas simples que ellos pueden hacer para evitar roces innecesarios y frustración. Además nos harían sentir queridas y comprendidas casi de manera inmediata.

  1. Olvida la frase “te ayudo con el bebé”. No estás ayudándole a la madre de tus hijos en absolutamente nada. Es responsabilidad de ambos.
  2. Despiértate en la noche tú también. Aunque no le puedas dar pecho, ayudaría mucho si te levantas por el crío, le revisas el pañal, lo acomodas y ofreces un vaso de agua a la mamá. Los dos tienen cosas que hacer al día siguiente, así que es mejor ser solidarios.
  3. Cambia los pañales cada vez que puedas. No tienes una idea todo lo que implica esta simple acción.
  4. Incluye más seguido en tu vocabulario las frases “deja, yo lo hago” y “hoy duerme un poco más, yo me encargo”.
  5. Lee acerca de la paternidad, la crianza, las etapas del bebé, los cambios hormonales de tu esposa, los patrones de sueño, cómo quitar el hipo, los cólicos, las rozaduras, la angustia de separación, la alimentación etc. Infórmate, pregunta, platica con otros papás. Los círculos de papás son menos comunes, pero muestra interés en todos estos temas.
  6. Busca tiempo para ustedes y dale tiempo a ella sola. Salgan a pasear sin el crío, aunque sea poco tiempo. Otro día dile que se vaya a donde quiera y tú te encargas de todo lo demás.
  7. Valora explícitamente sus esfuerzos por hacer las cosas bien y criar a un ser humano de la mejor manera.
  8. No le digas NUNCA (a menos que quieras que te aviente una silla en la cabeza) que ha cambiado y ya no es la misma de antes.
  9. Dile que está hermosa así: ojerosa e intensa.
  10. Recuérdale todo el tiempo que estás ahí, que están juntos en esto y que todo va a estar bien.

Queridas #madrescaóticas, ¿me ayudan a completar esta lista?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s