Vacaciones salvajes

playa

Confieso que me daba un poco de nervios llevar al crío a la playa. Toda esa cantidad de calor, arena y moscos no sonaba a vacaciones. Creí que iba a estar estresada la mayoría del tiempo y no iba a querer salir del cuarto del hotel. Además mi destino era un poco más salvaje y complicado de alcanzar que un resort todo incluido en Acapulco.

Tardamos 8 horas en llegar a Holbox. Taxi, avión, 2 horas de carretera, bicicleta, ferry y carrito de golf. A esta larga travesía súmenle cargar con dos maletas, el equipaje de mano, la pañalera, la carriola y por supuesto el crío. Ni en mis días por el mundo con una enorme mochila al hombro y medio cruda me había costado tanto trabajo. Lo verdaderamente rudo empezó cuando decidimos explorar los rincones más recónditos de la isla. Todo parecía una romántica escena de la Laguna Azul pero con una pizca más de arena en la boca del bebé, moscas gigantes, hormigas y sol picante.

Claro que todo valió la pena al enfrentarme con esos atardeceres, la sonrisa del crío cuando se metió al mar, mucha langosta y un tiempo sólo para los tres.

En fin, ya sea que decidan unas vacaciones salvajes o un resort todo incluido, aquí los consejos para llevar al crío a la playa y no morir en el intento:

  1. Protegerlo mucho del sol. Llevarle prendas delgaditas de manga larga y pantalones para que la menor cantidad de piel esté expuesta. Yo de plano lo dejé vestido todo el tiempo. Utilizar un sombrero tipo Gilligan para que también cubra la nuca. Embadurnarlo constantemente de bloqueador y si tienen que caminar usen una sombrilla. Por cualquier duda, vuelvan a embarrarlo por todo el cuerpo de bloqueador. Más vale que sobre a que falte.
  2. Procuren que la ropa que utilicen sea sólo de algodón para evitar irritaciones con el sudor.
  3. Embárrenlo también de repelente, más que nada cuando el sol se esté metiendo y los moscos asesinos salgan a buscar la dulce sangre de su bebé. Hay un producto buenísimo que son toallitas húmedas con repelente. Esto facilita mucho la aplicación.
  4. Utilicen pañales para nadar ecológicos de los que se pueden reusar. Son súper prácticos. En el mar de plano métanlo como un pequeño Adán con mucho bloqueador.
  5. Por supuesto (para mí no era tan obvio) lleven un arsenal de comida para bebé ya preparada. Hola Gerbers, adiós estar moliendo cosas en las vacaciones. Yo estaba en contra de la comida procesada porque quiero ser muy natural y esas cosas, pero a mí crío no le han salido manchas radioactivas en la cara y es muy práctico.
  6. Si todavía no come sólidos, procuren darle mucho pecho para que no se deshidrate. Si hace mucho calor también les recomiendo darle traguitos de agua fresca. #comafrutasyverdurasyconsulteasumedico
  7. Tienen que relajarse con el tema de la arena. A su bebé le va a encantar jugar con ella y después lo bañan bien y listo.
  8. Aunque estábamos de vacaciones traté de mantener los mismos horarios que manejamos en casa. Así no perdimos el ritmo y el crío se sintió cómodo todo el viaje.
  9. No olviden un botiquín de primeros auxilios y las medicinas básicas que normalmente utilizan cuando su bebé está molesto.
  10. Cuidado con el aire acondicionado y los cambios de temperatura. El mío sí se resfrió.    😦

¡FELIZ Y CAÓTICO VIAJE!

4 comentarios en “Vacaciones salvajes

  1. Nosotros queríamos ir a Holbox y llevar a Cronopio para que conociera el mar pero la verdad nos pareció un pro aventurado el destino y un pelin, así que lo cambiamos por Cozumel y la pasamos muy bien. Las próximas vacaciones vamos a reconsiderar Holbox. Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s