Las fiestas mamás-bebés

fiestaConfieso que las reuniones sociales con otras mamás y otros bebés me daban terror. Todo esto es tan nuevo para mí que la simple idea de ir a una fiesta a estar rodeada de personitas, biberones y pañales en vez de electro, botellas y humo era un poco rara. Además, tomando en cuenta que la mayoría de mis amigos son unos forevers, tampoco es como que me lluevan invitaciones a este tipo de convivios.

El punto es que las mamás del yoga organizaron una fiesta para los que estaban a punto de cumplir un año. Pensando más en el crío que en mí, decidí asistir. Creo que es bueno que conviva con otros bebés y no sólo con adultos medio raros. Así que me armé de valor y buena actitud. Preparé la pañalera, puse al crío en el fular y vámonos a buscar temas de conversación con otras madres (seguramente no tan caóticas).

La verdad es que me llevé una agradable sorpresa. No es tan malo. Todo lo contrario. Fue delicioso respirar tanta solidaridad y empatía. Éramos como 15 mamás con sus respectivos hijos y una gran mesa de comida. Me dio mucha risa cuando estábamos ahí en el piso entre juguetes, bebés, restos de bolo alimenticio y la amable anfitriona dijo: ahora sí, que comience la celebración. Cuándo en mi vida me iba a imaginar que así empezaría una fiesta.

Fue de lo más divertido ver cómo interactúan los críos entre balbuceos, carcajadas y movimientos toscos. Fui testigo de cosas realmente asombrosas como una mamá que le cambió el pañal a su hijo mientras éste gateaba con frenesí por todo el lugar. Me di cuenta de que tengo mucho que aprender de cada valiente mamá. Las conversaciones ya no me preocupan. De hecho fue muy enriquecedor conocer otras experiencias y sobre todas las cosas compartir. En esa fiesta se respiraba puro amor. Amor a la vida. Amor al simple hecho de existir y dar existencia.

Ahora quiero que me inviten a muchas de estas fiestas (ok estoy exagerando). Además me sentí más cómoda ahí que en una reunión en donde todos me ven raro por estar acompañada de una carriola; tengo que cuidar al crío del humo y de la música muy fuerte; no lo puedo amamantar en paz; ni imaginar un lugar apto para cambiarlo; y de donde lo único que quiero hacer es salir corriendo.

Me doy cuenta de la importancia de tener un grupo de apoyo de personas que estén pasando por lo mismo que tú y con quien puedas compartir momentos y planes #babyfriendly. Ya me cansé de esperar a mis amigos. Así que seré la loca intensa que acosa a otros padres para obligarlos a convivir conmigo. No se asusten.

Lo que deben saber de las fiestas mamás-bebés:

  1. Hay pasteles sin azúcar para que los bebés puedan comer. Así que si quieren llevar algo, ya saben.
  2. Siempre lleven un mat de yoga para que sus bebés estén cómodos en el suelo.
  3. A las 7pm es la hora en la que las risas se convierten en llanto y todos los bebés quieren dormir. Asegúrense de irse antes.
  4. Aprovechen a todas las mamás presentes para resolver dudas, conocer otras opiniones, pedir consejos y reír.
  5. Es muy divertido. Se los juro.

5 comentarios en “Las fiestas mamás-bebés

  1. Ya siento que te envidio, mujer, con esas fiestas con madres tan sencillas y agradables. Las fiestas aquí son de madres súper chingonas con hijos que son realmente una maravilla. Y ya no te cuento cuando se ponen a competir por quien tiene la mejor chacha.

    Me gusta

  2. Me encantó, apenas leí la reseña y coincido. Creo que ese día, por primera vez en un año, sin haberlo planeado como tal, me sentí como pez en el agua (y sé que mi crío también).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s