Los pediatras como los calcetines

pediatra

Lo confieso: cambio de pediatra como de calcetines. Llevo cinco en menos de tres meses. El primero lo diagnostico mal, el segundo lo medicó peor que a un señor crudo de 40 años, la tercera jamás contestaba el teléfono, al cuarto se le olvidó abrir un expediente y no tenía ni una pizca de calidez humana. Y yo como mamá primeriza, inexperta, histérica, psicótica, paranoica y probablemente exagerada, salía de cada consulta con un dulce deseo de asesinar. Sí, de enterrar un cuchillo suavemente en la yugular palpitante de algún doctor insensible.

Lo peor es el sentimiento de impotencia. Porque obviamente tú no estudiaste una especialidad en medicina y no tienes los conocimientos para diagnosticar lo que le sucede a un recién nacido. Entonces tú y tu crío se ponen en manos de un experto que ha estudiado muchos años para poder estar sentado en un escritorio con cara de pocos amigos y muchos títulos. Te puede decir que tiene el padecimiento de #nosequecarajos y muchas veces no tienes otra opción que creerle y obedecer sus recomendaciones.

Es típico que la primera consulta se portan divinos, le dedican mucho tiempo a tu bebé, te sientes casi acogida en sus brazos de sabiduría y a la próxima cita te reciben de mal humor y te expulsan de su consultorio en 10 minutos. Otros tratan a tu hijo como un engendro no parecido a un ser humano y a ti como una loca recién salida del hospital psiquiátrico. Yo opino que los pediatras también deben preocuparse por los papás, saber orientarlos y tranquilizarlos. Digo, si no les gusta lidiar con los cuidadores de su paciente pues mejor hubieran estudiado oftalmología.

Además no es como que las consultas sean muy baratas. Lo que esperas por lo que pagas es un buen servicio. Con esto no me refiero sólo a que el doctor tenga un diagnóstico atinado y recete correctamente para que el niño se cure. No, #madrescaoticas, para mí un buen servicio también involucra un trato amable, comprensivo, empático y sensibilizado; un trato humanizado.

Hay muchas escuelas, tendencias y diferentes tipos de doctores. Pro lactancia, crianza con apego, homeopatía, alopatía, unos conservadores y otros más hippies. Eso ya depende de cada quien. Lo que no hay que hacer es aceptar un mal servicio, resignarse a un trato indigno y no estar de acuerdo con el tratamiento. Siempre hay otra opción. Puedes encontrar a un pediatra que se ajuste a tus necesidades.

Yo he decidido no conformarme. Tal vez para encontrar al pediatra ideal tengo que pasar por 100 (esto suena a mi historia de amor). Ya lo dije antes, es  complicado esto de la maternidad y de tener la vida de un bebé en tus manos. Un pediatra debe ser un apoyo en esta etapa y no otra razón de angustia. Quiero sentir que mínimo por unos instantes mi bebe le importa y no es sólo un paciente más con un signo de pesos en la frente. Quiero salir del consultorio tranquila y no con tendencias psicópatas. Quiero estar segura que estamos en buenas manos.

Consejos desde el caos para encontrar al pediatra ideal:

  1. No te conformes.
  2. Además de un buen diagnóstico y un tratamiento adecuado, busca un doctor que tenga  un trato humanizado.
  3. El pediatra también tiene que conectar contigo. Después de todo, la que va a hablarle desesperada a las tres de la mañana eres tú.
  4. Confía en tu intuición. Si algo no te late, probablemente estés en lo correcto.

4 comentarios en “Los pediatras como los calcetines

  1. Ximena, que bonito tu blog también, y tu sigue buscando hasta que encuentres uno que te de tranquilidad. Te recomiendo dos pediatras:
    Dr. José Arizmendi. Él es buenísimo, de la vieja escuela, no le gusta medicar inmediatamente, sino que te da las recomendaciones de antes primero y te da señales de alerta para pasar a los medicamentos. Cara la consulta, pero él a mi me encanta. Lo malo: su personal es infumable, las señoritas y la cajera son insoportables y groseras, yo deje de ir con el porque me hartaron las señoras, pero tiene dos consultorios, el de Lomas (ahí están las groseras) y el de satélite. Te dejo el teléfono de Satélite: 5393-9747

    Dr. Victor González. Con él solo hemos ido un par de veces pero hasta ahora estamos muy a gusto. Es joven, un poco serio, pero igual de bueno y además de pedíatra es alergólogo. Te dejo su teléfono: 3647-0969.
    Suerte!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s